29-06-2018

Muchos quienes compran un departamento tienen planeado pagar el dividendo con lo que obtienen del arriendo, por ello es vital evitar pasar mucho tiempo sin arrendatario.

En un país donde la pensión no es lo que debiera ser, muchos ven en el mercado inmobiliario una inversión segura y una manera de obtener ingresos extras para el presente y el futuro.

Así al menos lo ratifican los datos que entregó el Banco Central hace menos de un mes, cuando señaló en su Informe de Estabilidad Financiera que del 1,1 millones de deudores hipotecarios al cierre de 2017, 30% tiene dos o más de estos préstamos bancarios, cifra mayor al 20% de siete años atrás.

Por ello, uno de los principales riesgos cuando se ingresa a este negocio es no lograr que alguien arriende esa propiedad, mientras se tiene que seguir pagando sagradamente el dividendo todos los meses.

Y aunque la demanda por arrendar sigue fuerte (69% prefiere arrendar a comprar según un informe de PortalInmobiliario.com), el evitar lo que se denomina como vacancia resulta fundamental para no caer en morosidad.

¿Cómo fijar el precio correcto?

Como bien se sabe, el valor del arriendo va determinado principalmente por la oferta y demanda en el sector, antigüedad y estado de mantención de la propiedad, metraje útil y espacios disponibles, y la cercanía a locomoción y Metro.

Por otro lado, los especialistas son claros a la hora de señalar cuáles son los errores que cometen algunos propietarios. Uno de ellos es precisamente fijar mal el valor y apuntar muy alto.

La vacancia es el único riesgo de este tipo de inversiones, y la forma de anularla es perder en precio de arriendo. Arriesgar retorno inmediato por no querer bajar precio es un error. Otro punto no menor es si sabe lucir bien su vivienda ante los potenciales arrendatarios.


¡TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR!