25-10-2018

Según recientes datos de la Asociación de Bancos, los créditos hipotecarios siguen exhibiendo un ritmo estable de crecimiento en torno a 7%, mientras que la última Encuesta sobre Créditos Bancarios del Banco Central, dio cuenta que aumentó a 17% la proporción de bancos que reporta condiciones menos exigentes para prestar plata. En este escenario ¿cómo escoger el mejor crédito? ¿cuál es el más adecuado para mi situación financiera? Una clave obviamente es la tasa de interés, pero aquí tiene tres tipos de alternativa: fija, variable o mixta.

la tasa fija permanece constante durante toda la duración del crédito y permite a la persona que solicitó el préstamo estar seguro de cuanto pagará para su crédito’.

La segunda opción es la variable, que es más baja, porque considera un mayor riesgo sobre la incertidumbre y la condición económica futura, pero como lo dice su nombre, puede cambiar en el tiempo. En tanto, la tasa mixta combina las dos anteriores y es en la cual uno cuando toma el crédito que parte con una tasa fija por unos años, de uno a cinco años, y después esa tasa varía según la tasa anual bancaria. Una vez que termine ese período se puede refinanciar y tomar otra tasa.

Eso sí, si la persona quiere tener estabilidad de sus flujos, tener un dividendo permanente y tener su presupuesto controlado, lo recomendable es tomar una tasa fija.


¡TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR!