26-10-2017

La compra de una propiedad en blanco o en verde son, sin duda, conceptos convencionales pero que se utilizan ampliamente en el sector inmobiliario. El primero se refiere a la compra de un inmueble en una etapa muy primaria, antes de iniciado el proyecto, es decir, no tiene a la vista sala de ventas, ni piloto.

 A más temprana la compra, mayores son los beneficios que el comprador puede obtener. Además de precios más atractivos, tiene mayor capacidad de elección en el departamento que le interesa. En esta modalidad puede interesarse una persona que compra una propiedad para vivir o para los que quieren  invertir.

La compra en verde se refiere al proyecto que está en período de construcción, en sus distintas fases. No obstante, sostiene que mientras más avanzado esté, hay menor posibilidad de elección para el comprador como, así también, hacia el término del proyecto subirán los precios en comparación al inicio.

Estas modalidades están en permanente evolución. Si bien el mercado está más comprimido que años anteriores, la compra en blanco y en verde ha tenido un interesante repunte respecto del año pasado. 


¡TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR!