27-04-2018

Después de un 2017 de ajustes en el ritmo del mercado inmobiliario –por la normalización de las ventas tras el boom que implicó el fin del beneficio tributario del IVA y la baja en las expectativas económicas-, el sector comenzó con fuerza el primer trimestre del año.

 Según el último reporte entre enero y marzo se vendieron cerca de 8.300 viviendas, un 14% más que el promedio trimestral del año pasado y 43,9% respecto al cuarto trimestre de 2017.

 Durante el primer trimestre de este año -y ya conocido el nuevo gobierno-, las expectativas económicas mejoraron y la venta de viviendas nuevas presentó un alto dinamismo dejando atrás la baja y cautelosa demanda del trimestre anterior.

Se espera que durante el año la venta de viviendas continúe a ritmo estable, es decir, entre 7 mil y 9 mil unidades por trimestre, aunque en ningún caso debiese alcanzar los niveles históricos de 2015, cuando incluso se superaron las 10.000 unidades en algunos períodos.

En cuanto al stock disponible, este aumentó de 29.766 unidades el primer trimestre de 2017 a 37.875 unidades en este período, reflejando la mayor actividad que se está dando en el sector. Con esto, se contabilizan 14 meses para agotar stock como velocidad de venta.

 Las nuevas restricciones normativas para la construcciones de viviendas en altura aplicadas o anunciadas en varias comunas de Santiago entre 2016 y 2017, gatilló que los desarrolladores se anticiparan a los cambios normativos e ingresaran una gran cantidad de permisos de edificación para ejecutar proyectos con normativa más permisiva.

 Pese al constante aumento en este indicador, se proyecta que a partir de la segunda mitad del año se podría percibir una baja, derivado de estas mayores restricciones. En 2017 se aprobaron 22% menos de viviendas en la Región Metropolitana frente a 2016 y 36% frente a 2015.


¡TAMBIEN TE PUEDEN INTERESAR!